SUSCRÍBETE
AL BOLETÍN
circulo 

América Latina anotó un déficit fiscal del 3.0%: CEPAL

México, la segunda mayor economía de la región, Centroamérica y el Caribe serían beneficiados por favorables tasas de crecimiento.

América Latina anotó un déficit fiscal del 3.0 por ciento en 2015 y un aumento de su deuda pública, en medio de un entorno de menor dinamismo económico.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) subrayó hoy que la evasión es una de las principales debilidades de los sistemas tributarios de las economías de la región.

En cifras, la Cepal fijó en 320 mil millones de dólares en 2014 de no pago de impuestos, según su informe denominado Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe, dado a conocer este martes desde su sede central en Chile.

También señaló que este año se vislumbra un panorama heterogéneo para la región y precisó que 11 de los 19 países estudiados mostraron un incremento de su déficit fiscal, mientras que la deuda pública del bloque fue equivalente a un 34.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“La desaceleración del crecimiento económico y el deterioro de los términos de intercambio han tenido efectos muy significativos sobre las finanzas públicas de varios países de la región, lo que ha obligado a realizar ajustes fiscales de magnitud”, advirtió el organismo.

Así mismo realizó comparaciones para las distintas regiones, ya que para la mayoría de los países de Sudamérica se mantendrá la incertidumbre por la desaceleración de China y de otras naciones emergentes durante el 2016.

México, la segunda mayor economía de la región, Centroamérica y el Caribe serían beneficiados por favorables tasas de crecimiento. Las dos subregiones mencionadas, en tanto, estarían favorecidas además por la caída de los precios del petróleo.

El organismo de Naciones Unidas enfatizó en la necesidad de fortalecer a los gobiernos para que pueda expandir el gasto, cuando la economía atraviesa por malos momentos, y contraerlo, cuando esté creciendo por encima de su tendencia. Con el fin de moderar en lo posible los nocivos ciclos de expansión y contracción del gasto público.

“Los ajustes fiscales deben apuntar a incentivar las inversiones que apuntalan el crecimiento”, dijo la entidad.