SUSCRÍBETE
AL BOLETÍN
circulo 

Impuestos verdes instrumentos de recaudación para proteger al medio ambiente

Impuestos Verdes

Con el propósito de combatir la contaminación ambiental, existen instrumentos de recaudación fiscal implementados por los Estados para proteger al medio ambiente conocidos como tributos ecológicos, ecotasas, tributos ambientales, tributos verdes, impuestos, pigouvianos, ecotributos o impuestos verdes.

Estas acciones se encuentran reguladas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con el propósito de implementarlos en todos los miembros de la organización para mejorar la cultura del cuidado del planeta a través de una política medioambiental global.

Todos pagamos “Impuestos Verdes”, a continuación te explicamos en qué consisten y cuáles son.

¿Qué es un impuesto verde?

Se refiere al conjunto de figuras fiscales, aunque no sean propiamente impuestos, que tienen el objetivo de recaudar en pro del cuidado responsable del medio ambiente. La PRODECON los define como “aquellos cuya base imponible consiste en una unidad física (o similar) de algún material que tiene un probado impacto negativo, comprobado y específico, sobre el medio ambiente”.

¿Cuáles son los objetivos de los impuestos verdes?

La finalidad de estos impuestos es que las personas que contaminen o causen una afectación al medio ambiente, sientan la carga social de sus acciones en atención al principio “quien contamina paga”.  Además:

1) generan recaudación a partir de lo que la sociedad considera males ambientales

2) modifican señales económicas que reciben individuos y empresas sobre los costos ambientales de sus acciones.

 

Tipos de impuestos verdes

  • Impuestos ambientales a productos energéticos: se aplican principalmente al consumo de gasolina la electricidad, combustible nuclear y los productos que contienen dióxido de carbono (CO2). Debido al impacto ambiental que generan, los combustibles comenzaron a gravarse por su contenido de azufre o plomo.

  • Impuestos a emisiones al aire:  son aquellos que gravan la expulsión de compuestos generados por la combustión, como el monóxido de carbono (CO2) o el dióxido de azufre (SO2), y la evaporación de hidrocarburos que provocan efectos ambientales indeseables.

    La tasa se calcula con base en estimaciones o mediciones de las emisiones, y varía según el tipo de contaminante, el nivel de contaminación o toxicidad y la ubicación de la fuente emisora.

  •  Impuestos a vehículos: se adquieren en la adquisición de un vehículo nuevo y el  cobro de derechos por el uso de carreteras y caminos (casetas y caminos).
  • Impuestos por uso y contaminación  del agua: Se aplica tanto a usuarios como a empresas, productos o servicios que realicen acciones que puedan contaminar el agua ya sea por uso de ingredientes tóxicos o por estar en zonas de alto riesgo de contaminación.

Ventajas de los Impuestos Verdes

  • Alcanzan mejoras ambientales al menor costo posible para la sociedad

  • Propician la adopción de tecnologías limpias y la innovación en los procesos productivos de tal forma que se reducen las emisiones contaminantes.

  • Tratamiento generalizado a empresarios e industriales que incurran en acciones que atenten contra el ambiente.

  • Su recaudación genera ingresos para la administración tributaria

El derecho a un medio ambiente sano es un derecho humano consagrado en el artículo 4° de nuestra Constitución Política, por lo que corresponde al Estado garantizar su pleno respeto, de modo que el daño y deterioro medioambiental genere responsabilidad para quien lo provoque.

 

(Con información de PRODECON)