SUSCRÍBETE
AL BOLETÍN
circulo 

¿Qué puedo deducir si trabajo por honorarios o soy pequeño empresario?

Conoce las deducciones que puedes realizar en tu Declaración Anual según tu profesión o el rubro de tus actividadesSi eres persona física que presta servicios profesionales (honorarios) o que realiza actividad empresarial, tienes el derecho de hacer deducciones por gastos, materias primas o inversiones indispensables para realizar tu trabajo.

Como persona que recibe ingresos por honorarios o actividad empresarial, puedes deducir ciertos tipo de gastos además de los personales, como servicios médicos o funerarios.

Dependiendo de cada profesión dependerán los gastos o inversiones. También varía los que puede deducirse. En el artículo 103 de la Ley del ISR existen condiciones generales estipuladas para este tipo de contribuyentes:

1.- Suministros. Las adquisiciones de mercancías, así como de materias primas, productos semiterminados o terminados que se utilicen para prestar servicios, fabricar bienes o para enajenarlos.

2.- Gastos. Los indispensables para realizar tus actividades profesionales: renta de un local, oficina, pago de luz, servicios de luz, agua, teléfono. Viáticos, si sales de viaje por trabajo, el gasto en alimentos está limitado a 750 pesos por día y por persona en territorio nacional, y a mil 500 pesos por día si sales al extranjero.

3.- Inversiones. De acuerdo al artículo 32 de la LISR se consideran inversiones a los activos fijos, los gastos y cargos diferidos, teniendo como 5 por ciento el máximo autorizado; y las erogaciones realizadas en periodos preoperativos, con 10 por ciento máximo.

En cuanto a activos fijos, existen porcentajes máximos autorizados, por ejemplo: 10 por ciento para mobiliario y equipo de oficina. 30 por ciento para computadoras, servidores o unidades de almacenamiento. Así como las inversiones en automóviles sólo serán deducibles hasta por un monto de 130 mil pesos. La lista es vasta, puedes consultarla en los artículos 34 y 35, además de precisiones en el 36 de la LISR.

4.- Devoluciones, descuentos o bonificaciones.

5.- Cuotas. Las que están a cargo de los patrones pagadas el Instituto Mexicano del Seguro Social.

6.- Los intereses pagados derivados de la actividad empresarial, sin ajuste alguno, y los que se generen por capitales tomados en préstamo. Se debe comprobar que dichos capitales fueron invertidos en los fines de las actividades que te competen y se haya obtenido comprobante fiscal.

7.- Los pagos efectuados por el impuesto local sobre los ingresos por actividades empresariales o servicios profesionales.

Recuerda que el 30 de abril la fecha límite para que las personas físicas en general presenten su declaración anual del ejercicio 2014.