SUSCRÍBETE
AL BOLETÍN
circulo 

#Brexit: Historia, causas y posibles consecuencias

 El Brexit ha logrado un 51,9% de los votos de los británicos: No quieren ser parte de la UE.

El Reino unido, ha hablado, el 51,8% de los británicos han apoyado la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El proceso de separación puede durar hasta dos años, según está previsto en la normativa comunitaria. Algunos expertos estiman que durante este periodo la economía británica sufrirá y no se descarta un desplome de los mercados mundiales.

 

Historia: Sin guerra, ni problemas


Antes de entender Brexit, debemos comprender que en la historia de la GB y la Unión Europea, siempre ha sido desconfiada y llena de conflictos. Gran Bretaña no fue tocada en la Segunda Guerra Mundial, sus mercados crecía y su moneda no se devaluó, entonces no se veía el caso de entrar a un plan donde otros personajes tomarían decisiones por ellos en su propio territorio.

La decisión británica de abandonar la Unión Europea 43 años después de ingresar en su antecesora, la Comunidad Económica Europea, tras renegociar las condiciones de su entrada, celebró un referendo en 1975 sobre la permanencia.

La Unión Europea es una sociedad de permanencia voluntaria, pero una vez dentro, es un club donde las normas son de obligado cumplimiento. Hay algunas excepciones, y se articularon precisamente para evitar que países que no quieren una integración completa, como Reino Unido, quedarán al margen del proyecto político europeo.

En concreto, Reino Unido logró cuatro cláusulas opt-out, es decir, cuatro áreas de gobierno donde su legislación local prevalecerá sobre la legislación comunitaria, de obligada aplicación en el resto del territorio de la unión. ¿Qué áreas?

Los británicos votaron a favor de quedarse en ese entonces, pero bajo sus propias condiciones y manteniéndose al margen de las decisiones más extremistas del trato.

En 1985 se creó el espacio Schengen, formado por 26 países que han abolido sus fronteras internas, Gran Bretaña decidió mantenerse al margen.

En 1993 sí se integró al mercado único, que promueve el libre movimiento de bienes y personas como si los estados miembros fueran un solo país, no adoptó el euro y sigue teniendo su propia moneda, la libra esterlina.

La decisión británica de abandonar la Unión Europea 43 años después de ingresar en su antecesora, la Comunidad Económica Europea, tras renegociar las condiciones de su entrada, celebró un referendo en 1975 sobre la permanencia.

Al promover un Referendum y una votación para que el pueblo elija qué quiere . El Brexit ha logrado un 51,9% de los votos, 1.269.000 más que el Remain, que ha obtenido el 48,1% de las papeletas.  Lo que enloqueció al congreso, y sobre todo presionó al Primer Ministro, primer promotor de quedarse en la Unión Europea.

El Brexit ha logrado un 51,9% de los votos de los británicos: No quieren ser parte de la UE.Por si fuera poco, el primer ministro David Cameron, con 6 años en su puesto,  dijo que renunciará a su cargo en octubre, después de que los británicos ignoraron su llamado a permanecer en la Unión Europea y votaron en un referendo a favor de abandonar el bloque.

“El pueblo británico ha tomado la decisión muy clara de tomar un camino diferente y, como tal, pienso que el país necesita un nuevo liderazgo para llevarlo en esa dirección”, dijo Cameron.

 

Brexit: ¿Cuál es el cambio que se espera en los próximos meses para Gran Bretaña y el mundo?

El Brexit ha logrado un 51,9% de los votos de los británicos: No quieren ser parte de la UE. 1. Restringir la migración

La preocupación de los británicos con la migración fue una de los argumentos decisivos para que funcionara el “Brexit”, pues con la Unión europea, no podían decidir aceptar o no más migrantes, pues era un acuerdo internacional.  El flujo de inmigrantes era una de las demandas principales y ahora los políticos británicos tendrán que negociar de nuevo la libre circulación de trabajadores.  

 

2. Desplome de los mercados

Actualmente, el mercado británico prevee una caida, pero se siente independiente como para recuperarse en cuestión meses. Las cotizaciones de las empresas británicas pueden desplomarse un 20% en un periodo de dos o tres meses, una fuerte caída que afectará también el mercado norteamericano.

 

3. Aumento del precio del oro

Según pronostican los expertos de HSBC, empresa multinacional británica de banca y servicios financieros, el precio del oro aumentará tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea dado que este metal precioso es una inversión segura cuando los mercados sufren caídas. HSBC cree que el precio del oro puede subir un 10% o más y convertirse en una alternativa para las inversiones en lugar del euro y la libra esterlina.

 

4. Caída de la libra esterlina

El desplome de las cotizaciones de la moneda nacional británica se deberá a la dilación del crecimiento económico, la huida de capitales y la preocupación de los inversores por la situación. Los expertos de Goldman Sachs opinan que la libra puede perder entre un 1% y un 11% de su valor.  

 

5. Fuga de capitales

Londres es uno de los centros financieros más influyentes del mundo, como demuestra que en la capital británica se lleve a cabo el 40% del comercio de divisas. Además, Londres cuenta con el número más alto de representaciones de bancos extranjeros en Europa. Al separarse de la Unión Europea, Londres perderá esa ventaja, ya que varias compañías, HSBC y Goldman Sachs por ejemplo, han anunciado que trasladarán parte de sus oficinas a otros países.

Pero por otra parte, también existen posibilidades para el mercado, pues al ser uno de los más fuertes, sus empresas tendrán la permanencia en su país que se desarrollará a largo plazo en un capital en movimiento que se quede en casa.

 

6. La caída del PIB británico

Si los británicos alcanzan un acuerdo con la Unión Europea para crear una zona de libre comercio a corto plazo, el PIB disminuirá un 1% en 2017. Si las negociaciones se prolongan, la caída será de un 4%. El desempleo aumentará un 5-6%.

Si fracasan las negociaciones y el país toma la decisión de gestionar su comercio con Europa según las reglas de la Organización Mundial del Comercio, lo que significa que los impuestos de exportación serán aún más altos, la caída del PIB puede alcanzar el 9,5%.

 

 

¿Qué consecuencias económicas tendrá para México?

De acuerdo con un análisis de Finamex Casa de Bolsa, habrá impactos para México por tres frentes: el primero y el más débil, sería en el comercio, que representa sólo el 1% del total de las exportaciones de México. El segundo, está en un efecto indirecto por menor integración en la manufactura de Estados Unidos, si las exportaciones del vecino del norte con Gran Bretaña bajan.

Pero el tercer efecto, el más importante, sería una apreciación del dólar como activo refugio, que podría situarlo por arriba de los 20 pesos. Por ende, el Banco de México (Banxico) tendría que intervenir con alzas de tasas o con subastas de dólares en el mercado cambiario.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray dijo en conferencia de prensa que ante la volatilidad que presenta este suceso, el gobierno mantendrá sus metas de reducción de déficit y anunció un nuevo recorte al gasto; éste será de 31,715 millones de pesos (mdp) y su mayoría estará concentrado en gasto corriente. Petróleos Mexicanos (Pemex) no sufrirá recortes adicionales.